Por qué depilarse el vello pubico

¿Por qué depilarse el vello púbico?

La depilación del vello púbico suele relacionarse con razones de índole sexual y de prolijidad, como por ejemplo como un cuidado estético y comodidad. Sin embargo la mayoría de las mujeres que se depilan realmente lo hacen por cuestiones higiénicas, pero creer que el vello púbico es antihigiénico es un error y deberías saberlo.

A partir de un estudio realizado a mujeres de entre 18 y 65 años en Estados Unidos y publicado en la revista JAMA Dermatology se descubrió que, a diferencia de lo que comúnmente se cree, la razón real de las mujeres que se depilan la zona íntima está relacionado con la sensación de que el vello púbico no es higiénico (84% de las encuestadas).

Esto me llevó a preguntarme por qué depilarse el vello púbico y si realmente es bueno o no, a continuación te dejo lo que fui descubriendo y algunos consejos que espero que encuentres útil como yo. ¡Empecemos!

¿Es bueno depilarse las partes íntimas?

Para empezar, es importante aclarar que la función del vello púbico es la protección natural de la zona púbica, resguardar la piel sensible y detener a microorganismos que podrían entrar en la vagina y asi evitar infecciones bastante preocupantes e incluso el herpes genital.

El tema viene asi, el vello genera un “colchón” alrededor de la vagina formando así una barrera física y manteniendo la temperatura necesaria de la zona eliminando la humedad y varias posibles infecciones íntimas como mencionaba anteriormente.

Por otro lado, son capaces de aumentar el deseo sexual de tu pareja ya que son capaces de captar las feromonas que tu cuerpo produce y retenerlas. Te protegerán de irritación durante el acto sexual actuando de amortiguación frente al característico roce de la piel y evitará enrojecimientos e irritación de la piel aunque es verdad que las sensaciones son mucho más profundas cuando puedes sentir la piel y los genitales de tu pareja sin obstáculos.

Ahora, dejando de lado la cuestión estética, todas sabemos que a veces el vello en gran cantidad puede ser un poco molesto e incómodo para determinadas situaciones, sobre todo si eres sexualmente activa o sueles tener tu cuerpo expuesto frente a otros.

Es verdad que el exceso de vello puede demandar mayor cuidado personal si quieres evitar, por ejemplo, olores indeseados pero el tema es que una gran cantidad de mujeres en su afán por mantener su zona genital sin vello púbico producen daños en su piel que algunas veces pueden llegar a ser irreversibles, por eso la mayoría de los especialistas recomiendan que si buscas un cuidado estético de tu zona púbica lo mejor es recortar los vellos..

Siempre es buena idea encontrar el equilibrio ideal entre las cuestiones estéticas y el respeto por la sabiduría de nuestro de cuerpo.

Recuerda siempre que la depilación púbica conlleva algunos pequeños riesgos que deberías tener en cuenta a la hora de realizarla para evitar posibles cortes, irritación e incluso infecciones. A continuación te dejamos más info y algunos consejos sobre este tema 😉

Inconvenientes e Infecciones por depilación de genitales

Son varios los puntos a tener en cuenta y sin duda el principal -y probablemente el más común- es el de los pelos encarnados que son tan comunes en la depilación con cera. Se trata de pelos enquistados que sin importar donde salgan resultan ser muy molestos y en la zona íntima pueden llegar a ser incluso bastante dolorosos.

Ya que hablamos de la depilación con cera, no podemos dejar pasar el tema de las quemaduras que tanto hemos sufrido a causa de que la cera estaba muy caliente y no nos dimos cuenta o simplemente porque la zona genital es muchísimo más sensible que cualquier otra.

Generalmente al ser una zona tan sensible casi todos los métodos de depilación suelen ser más dolorosos y pueden hacernos sufrir o tener una sensación muy poco agradable, admitámoslo, ninguna puede decir que realmente disfruta haciéndolo.

Aún así nos armamos de valor y seguimos porque queremos tener un pubis sin vello y prolijo que tanto erotiza, solo recuerda amiga que no solo se trata de pelos encarnados, irritación y quemaduras, también hay infecciones serias a las que puedes estar expuesta:

Al depilarse la zona púbica la piel se enrojece y los poros se debilitan quedando más expuestos y susceptibles ya que la humedad y temperatura de la zona favorece la proliferación de bacterias y estreptococos del grupo A que, si bien no ingresan por el canal vaginal, ingresarán mucho más fácilmente a tu organismos mediante los poros y ni hablar si utilizas rasuradora que puede provocar pequeños cortes.

Hay estudios incluso que aseguran que las mujeres depiladas totalmente son significativamente más propensas a contraer y padecer herpes genital por eso es muy importante que cuando te depiles puedas hacerlo correctamente.

¿Cómo depilar correctamente tu zona íntima con rasuradora?

Como ya mencionamos anteriormente, ya sea por higiene o por pura estética, enfrentamos los dolores y las molestias que nos puede causar este hábito de belleza en pos del resultado que tanto buscamos por lo que todo pareciera valer la pena -o no- pero más aún en verano que es cuando queremos lucir nuestro bikini super sexy y acercarnos al tan instalado modelo de belleza con el que crecimos pero para esto no debemos descuidar la salud de nuestro cuerpo por eso es necesario hacerlo de la forma correcta y teniendo ciertos recaudos.

Por estos días hay muchas opciones y técnicas para depilarnos la zona íntima, podríamos hablar de los beneficios de ir a un centro de estética, pero si estás leyendo esto lo que realmente quieres es aprender a hacerlo bien, sin dolor y en la comodidad de tu casa ¿Verdad?

Una buena forma de comenzar a rebajar la cantidad -y el volumen de tus vellos púbicos- es, con la ayuda de una rasuradora, reducir el largo de tus vellos pasándola suavemente de una forma superficial en la zona del pubis. Con esto lograrás sacar gran volumen y a la vez recortar el vello sin miedo a cortarte.

Continúa con una tijera pequeña hasta lograr el largo deseado (generalmente de unos 0,6 cm) y emprolijar los bordes con la ayuda de la rasuradora nuevamente, pero no olvides que es muy importante que la rasuradora esté muy bien afilada y sea nueva para reducir el riesgo de irritación e infecciones por oxidación.

Al utilizar una rasuradora es fundamental poder extender la piel de manera que quede firme para que las maquinillas hagan un buen trabajo puedes ayudarte con una mano para lograrlo. Mientras te estés pasando la rasuradora no debes ejercer presión sobre ella, solo deslízala suavemente y deja que las hojas afiladas hagan lo suyo.

Ten cuenta que la mejor forma de utilizar la rasurador al momento de depilarte es en dirección contraria a los vellos para evitar irritación y pelos encarnados (generalmente la dirección correcta es de abajo hacia arriba). Si lo haces de arriba hacia abajo deja pasar siempre al menos 2 días antes de volver a hacerlo para evitar protuberancias rojas y sensación de hormigueo.

Al terminar -además de limpiar y desinfectar con alcohol los elementos utilizados- es recomendable limpiar y exfoliar tu piel.

Para limpiarla puedes utilizar un jabón normal (preferentemente aquellos que no tengan componentes muy fuertes como fragancias, y que posean fórmula enriquecida con cremas por ejemplo, y pasarlo suavemente por toda el área púbica con el propósito de eliminar la piel muerta que haya quedado y limpiar los poros bien para que no queden tapados.

Para exfoliar tu piel lo mejor es utilizar un exfoliante de azúcar (hay unos muy buenos de L’Oréal Paris que vengo utilizando hace tiempo y dan muy buenos resultados). También puedes utilizar una pasta compuesta por bicarbonato de sodio.

Solo debes tener en cuenta que no debes pasar jabón ni exfoliarte la zona de los labios ya que esa es una zona que normalmente está controlada por el cuerpo y no es bueno alterar la composición química, solo con abundante agua será suficiente para limpiarlos bien.

En resumen

La depilación íntima es una desición muy personal y que está atado a la imagen que nosotras queremos proyectar de nosotras mismas en base a unos cánones de belleza que fueron establecidos hace mucho tiempo y que cada día más se están cuestionando.

Cada una tiene sus propias razones para hacerlo o no hacerlo, y no hay una verdad científica que permita decir si está bien o no, lo único que es importante tener siempre presente es que es una zona muy sensible la cual debemos cuidar y encontrar el balance justo entre los beneficios del vello y el cuidado estético que nos damos.

Cuéntame un poco sobre ti en los comentarios, ¿Te depilas tu zona intima? ¿Qué técnicas recomiendas? ¿Qué opinas al respecto?

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *